Año V. Número 5. Septiembre 2009ISSN: 1697-9745
Depósito legal: CO-1139/2009

Portada del sitio > Artículos > La lucha por la supervivencia: Las ciencias en la ESO

La lucha por la supervivencia: Las ciencias en la ESO

Viernes 18 de septiembre de 2009, por Juan Rodriguez Ramos (actualizado el 27 de mayo de 2009)    Ver en formato PDF


"En la lucha por la supervivencia, el más fuerte gana a expensas de sus rivales debido a que logra adaptarse mejor a su entorno. ". Charles Darwin, " El Origen de las especies, 1859.

Parece que la Teoría Evolutiva de Charles Darwin es sólo aplicable al proceso de Selección Natural evolutiva de los seres vivos, sin embargo, en la Educación Secundaria Obligatoria estas afirmaciones contrastadas tras el paso del tiempo están íntimamente ligadas a varios aspectos de la etapa, tanto para los adolescentes como para las materias que cursan a lo largo de los cuatro años, como mínimo, sobre todo para las Ciencias.

Para el adolescente que se adentra en la Secundaria con doce años, el proceso adaptativo a un nuevo medio que le rodea, a un entorno natural al que no se encontraba expuesto en su etapa de primaria, determina que durante este periodo actúen como organismos que "luchan por la supervivencia", no con funciones de perpetuación de la especie, sino por mantener un estatus dentro del grupo, por superar las materias, por disputar un terreno frente a otros individuos que no han logrado adaptarse y que dificultan el proceso evolutivo del grupo-clase, en conclusión, por adaptarse al medio. A medida que evolucionan en cursos superiores, su nivel educativo debería haber aumentado en conocimientos, en madurez psicológica, superando las barreras preadolescentes y los cambios puberales que tantas problemáticas conllevan; de esta forma, llegado al cuarto curso, tan sólo sobreviven un número reducido de alumnos que han sido capaces de superar todos los escollos académicos, personales, familiares y sociales. De entre todos, otro pequeño número de alumnos y alumnas seguirán su proceso evolutivo a través de varios caminos, el bachillerato, el mundo laboral o los ciclos formativos de grado medio.

Ciertamente, "la variabilidad entre los organismos determina diferencias en la supervivencia", una de las premisas de la Selección Natural.

¿Puede establecerse una relación directa entre la Teoría Evolutiva de Darwin y Wallace y las materias que se cursan en la etapa de la Secundaria Obligatoria?

A mi parecer, si.

En la Educación Primaria, Conocimiento de Medio abarca contenidos en Ciencias de la Naturaleza que deben combinarse con los relacionados en Ciencias Sociales e incluso Tecnología. En estos primeros pasos, el alumnado es educado en valores básicos y fundamentales del ser humano, excelentemente guiados por la labor docente y educativa del profesorado de primaria; sin embargo, las carencias procedimentales en el desarrollo práctico de las ciencias son un gran impedimento, reivindicado por el profesorado de primaria, a la hora de ampliar y estimular al alumnado en la metodología científica, en el uso de los laboratorios ( al carecer de los mismos) y de todo aquel instrumental necesario para la explicación y comprensión de fenómenos naturales.

El mecanismo evolutivo en el conocimiento científico queda básicamente carente de desarrollo, existe un estancamiento práctico del saber.

Llegada la etapa de secundaria, casi la totalidad del alumnado no ha pisado jamás un laboratorio, casi no han sido capaces de desarrollar sus experiencias científicas a un nivel práctico, ni la demostración de las mismas, más allá de los esfuerzos personales de un profesorado de primaria que ha quedado muy limitado debido a los condicionantes de su centro. Durante los dos primeros cursos de la secundaria obligatoria, las Ciencias de la Naturaleza deben englobar un enorme currículo basado en un exceso de contenidos conceptuales, muchos de ellos memorísticos y poco significativos para la aplicación y puesta en práctica del método científico en aulas específicas; a ello se le suman un elevado número de alumnos y alumnas por aula, un libro de texto que no se adecúa a las características del alumnado y a sus conocimientos previos, creando una constante modificación de las programaciones curriculares de los departamentos. Como establece Darwin y Wallace, partiendo de las ideas de Malthus, si el espacio en una comunidad queda limitado, la competencia entre los individuos queda muy marcada, al igual que por el alimento ( no siendo este último el caso). ¿A qué competencia hago referencia? Claramente a la adquisición de los contenidos que el profesor de secundaria intenta inculcar bajo todos estos factores negativos para el desarrollo de las ciencias.

En el tercer curso de la ESO el extenso currículo para las disciplinas de Biología y Geología y de Física y Química, que nuevamente han sido reagrupadas en Ciencias de la Naturaleza, así como el horario insuficiente, son los máximos condicionantes en el proceso de evolución en conocimientos de los alumnos y alumnas que lo cursan. A todo ello, hay que sumarle el período en el que se encuentra el alumnado, gran parte de ellos están cerca de cumplir los 16 años, son repetidores, absentistas y muy disruptivos, la adolescencia está a flor de piel y la apatía reina en cada segundo del día. Aún así, una pequeña parte de la población ( usando términos evolutivos) lucha por sobrevivir a estos factores externos que repercuten en su estudio, más aún en las ciencias, que no son consideradas como instrumentales y básicas para la educación general del alumnado, con lo que el desinterés hacia las mismas parece aumentar exponencialmente.

Es ente este momento de la evolución educativa, en el tercer curso de la ESO, donde las variaciones en cada organismo y, generalmente en pequeños grupos dentro del aula, favorecen una ventaja hacia el resto que culmina con la posibilidad de cursar un 4º de la ESO.

El alumno y alumna pueden ir evolucionando en el conocimiento científico, sin embargo, se topan con nuevos retos. El más acuciante es la opcionalidad de las áreas científicas con el pretexto de su dificultad bajo la obsoleta idea de las "ciencias" y las "letras" que tanto daño siguen ocasionando a la educación. La Biología y Geología de 4º y Física y Química del mismo curso quedan ampliamente reducidas a un escaso número de alumnos y alumnas que deben de planificar su opción para el bachillerato o carrera universitaria con tan sólo 15 años de edad.

¿Locura o incongruencia? Realidad.

Los laboratorios, mientras tanto, deben permanecer cerrados por falta de horario, a pesar de que algunos de ellos poseen un material adecuado, y las experiencias científicas planteadas a comienzo de curso deben dejarse atrás en el currículo para dar preferencia a contenidos básicos que deberán asimilar para el bachillerato científico; un bachillerato realmente caótico que no garantiza una formación sólida del alumnado en las disciplinas científicas básicas.

¿Qué alumnado logra "sobrevivir", "adaptarse", "evolucionar" al término de la secundaria?

En el último capítulo de "El origen de las especies", Darwin expone como una de sus conclusiones que "Todos los individuos de una misma especie y todas las especies del mismo género, y aun grupos superiores, han descendido de antepasados comunes", desde la educación primaria hasta el bachillerato o ciclos formativos, los alumnos y las alumnas han ido cursado un conjunto de contenidos comunes en ciencias y para que se produzca un marcado carácter evolutivo debe de existir una variablidad que cause la selección natural, pero, ¿no sería necesario que para ello, para que todo el alumnado posea un conocimiento básico de las ciencias de la Naturaleza como forma de adquirir las tan mencionadas competencias básicas, las materias de ciencias sean consideradas como instrumentales y fundamentales en la enseñanza?

"La lucha por la supervivencia: Las ciencias en la ESO"

Darwin expone que "La variabilidad no es realmente producida por el hombre; el hombre expone tan sólo, sin intención, los seres orgánicos a nuevas condiciones de vida, y entonces la naturaleza obra sobre los organismos y los hace variar". Y concluye:

" Pero el hombre puede seleccionar..."

Es decir, para que aumente el conocimiento de nuestros jóvenes en ciencias, como un pilar básico en el desarrollo científico y tecnológico en el que vivimos hoy en día a paso agigantados, se deben seleccionar aspectos clave en la educación, el hombre dispone de esta herramienta, se deben fijar las ciencias desde etapas tempranas hasta la secundaria y bachillerato como materias comunes, usar los laboratorios, impulsar los desdobles en las aulas para ciencias, disminuir la ratio de alumnado, todo ello con una finalidad: la educación de nuestros jóvenes.

Bibliografía:

- "El origen de las especies por medio de la selección natural", Charles Darwin. Traducción Antonio de Zulueta.
- "Asociación Profesorado de Córdoba por la cultura científica". Documento Proyecto Paseo por la Ciencia 2009. http://es.groups.yahoo.com/group/apcculturacientifica www. apccc.es


Espacio privado | Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | SPIP | esqueleto lubrin | visitas: 260279